5/29/2006

Seguridad ciudadana, lo que nos dejó el debate

Está de más decir quién ganó el debate. En mi opinión fue simplemente la encarnación de la moderación versus la chabacanería. Ollanta tuvo demasiados “efectos especiales”: la banderita, 20 minutos de retraso, sin corbata, a lo Evo Morales´ fashion. Luego, a pesar de tener un buen arranque, se enredó con sus propias palabras y su cierre fue espantoso.

Dentro del debate me llamó la atención que el tema de seguridad esté dentro de los cinco que se iban a tratar. Eso le da una importancia marcada. Y es lógico, porque el ciudadano de a pie tiene esa sensación de inseguridad, la impunidad de los delitos menores es patente y este gobierno –a pesar de las promesas de PPK al inicio de su cargo como Primer Ministro– no ha hecho nada al respecto. Quizás esa misma sensación fue la que le dio tantos votos a Ollanta Humala en la primera vuelta.

Me sorprendió también lo rápido que fue Alan para dedicar gran parte de su tiempo a atacar las propuestas de Ollanta. Antes había estado moderado, con algunas “pataditas” lanzadas contra su rival, pero nada de cuidado. Es más, en los temas anteriores, García enumeraba una propuesta tras otra. Ahora simplemente atacaba, centrándose en un punto del plan de Gobierno del partido de la olla: La transferencia de las funciones de la Policía Nacional a las municipalidades. Después, traté de encontrar alguna propuesta del Apra sobre seguridad. No había ninguna.

Efectivamente, si vemos el plan de gobierno de los dos candidatos, notamos que en temas de seguridad Alan pierde de lejos. Para empezar mezcla los temas de seguridad externa e interna. Luego simplemente enumera cosas por mejorar, sin nada concreto. En cambio Ollanta tiene, por lo menos, dos ideas interesantes.

La primera es la “transferencia procesal y gradual de las funciones de la PNP a las municipalidades en asuntos de orden público, tránsito, control de carreteras, turismo, policía ecológica, policía de menores, policía de la mujer y salvataje”. Alan castigó duramente esta idea comentando que significaría la “aniquilación de la Policía Nacional del Perú”. Muy por el contrario, pienso que la propuesta es muy buena.

Si analizamos bien este tema tendríamos que preguntarnos: ¿Qué es lo peor que podría pasar?, ¿habría corrupción?, ¿sería poco efectiva?, ¿la delincuencia campearía a sus anchas por las calles? Pero... ¿Es que acaso no estamos así en este momento? No tenemos nada que perder y en cambio podemos conseguir muchos modelos exitosos independientes. Si la municipalidad tiene un buen alcalde la policía funcionará bien, si tiene uno malo, funcionará igual que ahora.

Otra idea del plan de Humala es “restituir la facultad preventiva a la PNP de detención por faltas menores contempladas en el Código Penal, instalando servicios de proximidad con juez de paz letrados y la instalación de veedurías ciudadanas”. El mero hecho de mencionar el tema vale la pena, porque son justamente los delitos menores los que aumentan en la población esa sensación de inseguridad.

Cuántas veces hemos visto al ladrón de poca monta salir impunemente a las pocas horas de su detención, o comprobar que los mismos vendedores de droga siguen en la misma esquina años y años. Y es que las cosas grandes se combaten con pequeñas batallas. Es una estrategia equivocada ir sólo a los “peces gordos” y dejar a los pequeños hacer lo que les da la gana. Tienen que haber alternativas creativas para que los culpables paguen por sus delitos, sin necesidad de llenar más las cárceles. Es necesario establecer un sistema de multas, trabajos comunitarios, etc. para esos delitos.

Alan ni siquiera toca el tema en su plan de gobierno. Habrá ganado en el debate, pero en seguridad Ollanta se lo lleva de encuentro.

2 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Sabías que HUGO CHÁVEZ aplica la misma política de policía municipalizada?? Averigua un poco más del tema, el gorila caribeño lo utiliza para amedrentar a sus opositores en los barrios caraqueños. HE AHI EL PROBLEMA DEL ASUNTO.

11:56 a. m.  
Blogger Juan Carlos Villacorta said...

Bueno, si seguimos con ejemplos internacionales, en el país de "Mister Danger" también la policía depende del alcalde. A mí me gusta la propuesta independientemente de la persona que lo propone.

Por otro lado, una policía municipalizada es menos controlable que una centralizada. Ahora bien, no conozco las implicancias legales de este cambio, simplemente me pareció una propuesta ingeniosa y viable.

3:39 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home